Saltar al contenido

Tiroides y el embarazo

problemas que pueden causar las tiroides durante el embarazo

Las enfermedades del tiroides hipertiroidismo e hipotiroidismo son relativamente comunes en el embarazo y es importante tratarlas. La tiroides es un órgano ubicado en la parte frontal del cuello que libera hormonas que regulan su metabolismo (la forma en que su cuerpo usa energía), el sistema cardíaco y nervioso, el peso, la temperatura corporal y muchos otros procesos en el cuerpo.

Durante el embarazo, si tiene hipertiroidismo o hipotiroidismo preexistente, es posible que necesite más atención médica para controlar estas afecciones durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre. Ocasionalmente, el embarazo puede causar síntomas similares al hipertiroidismo en el primer trimestre. Si experimenta palpitaciones, pérdida de peso y vómitos persistentes, debe contactar a su médico.

Las enfermedades tiroideas no tratadas en el embarazo pueden provocar un nacimiento prematuro, preeclampsia (un aumento severo de la presión arterial), aborto espontáneo y bajo peso al nacer, entre otros problemas. Es importante que hable con su médico si tiene antecedentes de hipotiroidismo o hipertiroidismo para poder controlarlo antes y durante el embarazo y ajustar su tratamiento si es necesario.

Síntomas de hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo

Hipertiroidismo Los síntomas del hipertiroidismo pueden parecerse a los del embarazo normal, como un aumento del ritmo cardíaco, la sensibilidad a las altas temperaturas y la fatiga. Otros síntomas de hipertiroidismo incluyen los siguientes:

  • Latido del corazón irregular.
  • Náuseas o vómitos intensos.
  • Temblor leve.
  • Problemas para dormir.
  • Pérdida de peso o bajo peso para un embarazo típico.
  • Hipotiroidismo Los síntomas de hipotiroidismo, como cansancio extremo y aumento de peso, pueden confundirse fácilmente con los síntomas normales del embarazo.

Otros síntomas incluyen:

  • Estreñimiento.
  • Dificultad para concentrarse o problemas de memoria.
  • Sensibilidad a las bajas temperaturas.
  • Calambres musculares.

Causas de la enfermedad tiroidea en el embarazo

La causa más común de hipertiroidismo materno durante el embarazo es el trastorno autoinmune de la enfermedad de Grave. En este trastorno, el cuerpo produce un anticuerpo (una proteína producida por el cuerpo cuando cree que ha invadido un virus o una bacteria) llamada inmunoglobulina estimulante de la tiroides (TSI) que causa que la tiroides produzca demasiada hormona tiroidea.

La causa más común de hipotiroidismo es el trastorno autoinmune conocido como tiroiditis de Hashimoto. En esta condición, el cuerpo ataca por error a las células de la glándula tiroides, dejando la tiroides sin suficientes células y enzimas para producir suficiente hormona tiroidea.

Diagnóstico de la enfermedad tiroidea en el embarazo

El hipertiroidismo y el hipotiroidismo en el embarazo se diagnostican según los síntomas, el examen físico y los análisis de sangre para medir los niveles de la hormona estimulante del tiroides (TSH) y las hormonas tiroideas T4 y del hipertiroidismo T3.

Tratamiento de la enfermedad de la tiroides en el embarazo

Para las mujeres que requieren tratamiento para el hipertiroidismo, se usa un medicamento antitiroideo que interfiere con la producción de hormonas tiroideas. Este medicamento generalmente es propiltiouracilo o PTU durante el primer trimestre y, de ser necesario, también se puede usar metimazol después del primer trimestre. En casos raros en los que las mujeres no responden a estos medicamentos o tienen efectos secundarios a causa de las terapias, es posible que sea necesaria la cirugía para extirpar parte de la tiroides. El hipertiroidismo puede empeorar en los primeros 3 meses después del parto y es posible que su médico necesite aumentar la dosis del medicamento.

El hipotiroidismo se trata con una hormona sintética (artificial) llamada levotiroxina, que es similar a la hormona T4  producida por la tiroides. Su médico ajustará la dosis de su levotiroxina al momento del diagnóstico del embarazo y continuará supervisando las pruebas de función tiroidea cada 4 a 6 semanas durante el embarazo.

funcionamiento incorrecto de las tiroides

Tiroides alta

dolencias causadas el mal funcionamiento de las glandulas tiroides

Glandulas tiroides

persona afectada por mal funcionamiento de las tiroides

Tiroides