Saltar al contenido

Tiroides inflamada

problemas causados por la tiroide inflamada

La tiroiditis

La tiroiditis es conocida como la inflación de las glándulas tiroides, existe diversos tipos de tiroiditis y el tratamiento es diferente para cada uno.

Tiroiditis de Hashimoto

La tiroiditis de Hashimoto, también llamada tiroiditis linfocítica autoinmune o crónica, es el tipo más común de tiroiditis. Lleva el nombre del médico japonés, Hakaru Hashimoto, quien lo describió por primera vez en 1912.

La glándula tiroides siempre está agrandada en la tiroiditis de Hashimoto, aunque solo un lado puede estar lo suficientemente agrandado como para sentirse. Durante el curso de esta enfermedad, las células de la tiroides se vuelven ineficaces para convertir el yodo en hormona tiroidea y “compensar” mediante la ampliación (para una revisión de este proceso, consulte nuestra página de función tiroidea).

La absorción de yodo radiactivo puede ser paradójicamente alta mientras el paciente es hipotiroideo porque la glándula retiene la capacidad de absorber o “atrapar” yodo incluso después de haber perdido su capacidad de producir hormona tiroidea.

A medida que la enfermedad progresa, la TSH (hormona estimulante de la tirioidea) aumenta debido a que la hipófisis intenta inducir a la tiroides a producir más hormonas, la T4 (una hormona tiroidea diferente) disminuye ya que la tiroides no puede hacerlo y el paciente se hipotiroideo. Esta secuencia de eventos puede ocurrir en un lapso relativamente corto de algunas semanas o puede tomar varios años.

  • El tratamiento debe comenzar con el reemplazo de la hormona tiroidea. Esto previene o corrige el hipotiroidismo, y también generalmente evita que la glándula se agranda.
  • En la mayoría de los casos, la glándula tiroides disminuirá de tamaño una vez que se inicie el reemplazo de la hormona tiroidea.
  • Los anticuerpos tiroideos están presentes en el 95% de los pacientes con tiroiditis de Hashimoto y sirven como un “marcador” útil para identificar la enfermedad sin biopsia de tiroides o cirugía.
  • Los anticuerpos tiroideos pueden permanecer durante años después de que la enfermedad se haya tratado adecuadamente y el paciente esté en reemplazo de la hormona tiroidea.

Tiroiditis subaguda

Tiroiditis subaguda (también llamado subaguda o granulomatosa tiroiditis) fue descrita por primera vez en 1904 y es mucho menos común que la tiroiditis de Hashimoto. La glándula tiroides generalmente se hincha rápidamente y es muy dolorosa y sensible.

La glándula descarga la hormona tiroidea en la sangre y los pacientes se vuelven hipertiroideos; sin embargo, la glándula deja de tomar yodo (la captación radiactiva de yodo es muy baja) y el hipertiroidismo generalmente se resuelve en las próximas semanas.

  • Los pacientes con frecuencia se enferman con fiebre y prefieren estar en la cama.
  • Los anticuerpos tiroideos no están presentes en la sangre, pero la velocidad de sedimentación (que mide la inflamación) es muy alta.
  • Aunque este tipo de tiroiditis se asemeja a una infección dentro de la glándula tiroides, nunca se ha identificado ningún agente infeccioso, y los antibióticos no sirven de nada.
  • El tratamiento generalmente es reposo en cama y aspirina para reducir la inflamación.
  • Ocasionalmente, la cortisona (esteroides, que reducen la inflamación) y la hormona tiroidea (para “descansar” la glándula tiroides) pueden usarse en casos prolongados.
  • Casi todos los pacientes se recuperan y la glándula tiroides regresa a la normalidad después de varias semanas o meses.
  • Algunos pacientes se vuelven hipotiroideos una vez que la inflamación se estabiliza y, por lo tanto, deberán permanecer en el reemplazo hormonal tiroideo indefinidamente.
  • Las recurrencias son poco comunes.

funcionamiento incorrecto de las tiroides

Tiroides alta

dolencias causadas el mal funcionamiento de las glandulas tiroides

Glandulas tiroides

persona afectada por mal funcionamiento de las tiroides

Tiroides